Esta semana me he enfrentado a uno de los mayores problemas que tenemos los emprendedores, la financiación. Lejos de los quebraderos de cabeza para atraer clientes, el primer freno que tenemos los emprendedores es la falta de liquidez para montar cualquier negocio.

Personalmente, no me he visto implicada ya que intento llevar mi proyecto con un mínimo de costes cubierto con fondos propios, pero entiendo que no siempre es posible hacerlo.

Ciertamente los tiempos han cambiado. Hace unos pocos años, los empresarios, industriales y comerciales, consideraban un éxito tener unos activos fijos elevados que en mucha medida se consideraban sinónimo de expansión comercial.

 

¿Por qué un proyecto bueno es un proyecto con activos fijos y circulantes casi nulos?

  1. Proporciona flexibilidad: lo que facilita la toma de decisiones en cuanto a producto, precio, distribución y comunicación.
  2. Reduce la dependencia con entidades financieras: es difícil tener uno volumen importante de activos fijos y circulantes y no tener cargas financieras. Sin embargo surgen al margen de las entidades financieras tradicionales, líneas de crédito estatales como Enisa que apoya a las Pymes en sus primeras fases de vida y llevar a cabo su proyecto empresaria.
  3. Permite adquirir un flujo de caja positivo en menor tiempo: al reducir la dependencia con las entidades financieras, las empresas se ciñen únicamente a los cobros de sus clientes y pagos a sus proveedores, por lo que aplicando  políticas correctas de cobros es posible obtener un flujo de caja positivo en poco tiempo.
  4. Tasa de retorno de inversión alta: el dinero que inviertes en poco tiempo se  recupera en un período de tiempo breve.

 

¿Cómo el marketing 2.0 puede ayudarte montar un negocio con un activo fijo y circulante casi nulos?

  1. Enfocando a la empresa en desarrollar una estrategia de valor añadido. Desprendiendo en lo posible de las inversiones que suponen tener dinero inmovilizado, desde adquirir un local o varios, maquinaria, a existencias en stock. Y enfocar las inversiones en elementos que ofrecen valor añadido a la empresa como patentes, marcas etc…
  2. Con inversión comunicación de marca. Creación de una marca fuerte en el mercado y correctamente posicionada en la mente del consumidor potencial del producto.
  3. Subcontratar el trabajo que no genere valor añadido como la producción y por el contrario invertir en diseño, en marca, en investigación y en patentes.
  4. Utilizando una política comercial basada en el comercio electrónico versus una expansión en nuevos locales. Un local y una tienda online son mucho más rentables que varios locales en diversas localidades.
  5. Ajustando el precio no sólo a la obtención de beneficios de la empresa pero también al valor que le proporciona al cliente.

 

¿Cuál es la política financiera de tu empresa? ¿Apuestas por la flexibilidad o por la rigidez?

 

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)