Cada vez hago más conexión entre la psicología y el marketing. Esta semana llevo vividas varias situaciones de estrés y me doy cuenta que siempre detrás está la misma idea: el miedo. El miedo a no conseguir un cliente o el miedo a perder una oportunidad de mercado. Muchas veces ese miedo no nos deja hacer un análisis racional de nuestras posibilidades y responder a nuestros clientes o contactos como debiéramos.

Me doy cuenta que estoy tocando un tema muy delicado y muchos de vosotros os preguntaréis que tiene que ver el miedo como emoción con el marketing.

El marketing nos ofrece herramientas para tomar decisiones con las mejores garantías, un análisis de cliente objetivo, un estudio del entorno optimizar en el producto o en el precio nos ofrecen tomar decisiones racionales que repercuten en una buena gestión.

Pero cuando nos sorprende el fantasma del miedo y se nos cuela en la toma de decisiones, parece que todo el plan de marketing se deje un lado para pasar a tomar decisiones en base a una emoción que nos estresa y no nos deja ver nuestro camino.

Queda claro que cuando necesitamos urgentemente ingresos, sentimos ese miedo de forma mucho más aguda pero mi consejo es en la medida de lo posible, no tomar decisiones en caliente e intentar retomar el equilibrio emocional antes de tomar cualquier decisión, dar un paso a tras e intentar tomar las decisiones tenemos una presión que agudiza el miedo a la pérdida o al no éxito.

El opuesto a vivir situaciones de estrés provocadas por el miedo es el equilibrio emocional.

¿Qué te puede aportar tener el equilibrio emocional en la gestión de tu empresa?

1)      Concentración: en menos tiempo logra producir más informes, realizar análisis y escribir artículos.

2)      Creatividad: cuanto mejor me siento, mi creatividad aumenta, por la emoción de estar haciendo un trabajo que me gusta lo mejor posible.

3)      Reflexión: el periodo de descanso me ayuda a reflexionar sobre mí y mis circunstancias, también colaboran mis amigos y mi familia.

4)      Productividad: en menos tiempo la calidad y la cantidad de mi trabajo aumentan y lo que me queda pendiente lo reorganizo en la agenda.

5)      Calidad: últimamente realizo muchos trabajos por primera vez pero que he visto hacer a otras personas. En esos casos, reflexionar sobre el planteamiento del nuevo trabajo me ayuda a realizarlos con éxito.

6)      Transferencia con los clientes. Porque sienten que controlo mi trabajo y mi vida,  por lo que transmito confianza a mis clientes. Aunque mi trabajo sea de apoyo al negocio, conozco la vida y circunstancias de mis clientes.

7)      Relativizar las decisiones y los problemas. Perder un cliente es grave pero no el fin del mundo siempre se seas capaz de analizar las causas y mejorar en la próxima vez.

 

¿Cuáles son tus recomendaciones para evitar situaciones de estrés?

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Cuando el miedo a tus clientes no te deja tomar decisiones., 10.0 out of 10 based on 1 rating