Llevo demasiado tiempo trabajando y corriendo al mismo tiempo. Llevar la contabilidad, hacer mi comunicación,  gestionar los impuestos,  contestar a los clientes, planificar mis proyectos y los de los clientes, escribir en varios blogs, llevar mis redes sociales, diseñar e impartir cursos o buscar financiación, son algunas de las actividades que realizo diariamente. Todo esto se tiene que combinar con mi familiar. Aunque tengo mucha satisfacción en mi trabajo, tengo la sensación de ir corriendo a todas partes y ese estrés no es bueno porque genera errores. En toda empresa es importante tomar decisiones y ha llegado la hora de tomar las propias.

Hasta la fecha solía decir que sí a todo lo que me proponían, siempre que me gustase el proyecto, sin tener en cuenta si las operaciones rentable eran rentables o no, ya que soy de las que piensan que una operación no rentable hoy se puede convertir en otra que sí lo es. Sin embargo es hora de empezar a priorizar. En las dos últimas semanas he cometido algunos errores por exceso de trabajo, lo que me ha llevado a pensar que si no tomaba medidas, mi trabajo y mi vida se verían afectados.  Por lo que si empiezo a rechazar solicitudes no me lo tengáis en cuenta pero es por no tener otra opción.

A partir de ahora llenaré mi agenda de reuniones con clientes y acciones para captar a nuevos. Seguiré escribiendo en mi blog porqué ser bloguera es una forma de vida, pero empezaré a priorizar para poder hacer un buen trabajo de acuerdo a mis objetivos y valores. Una empresa requiere de un tiempo para gestionarse y correr puede adelantar un poco el proceso pero no lo suficiente para compensar el esfuerzo. Es comparable a un embarazo, el bebé necesita 9 meses para nacer, se puede acortar en 8 o retrasar a 10 pero no mucho más. Por lo que cada proyecto requiere de su tiempo para crearse y cuajarse. Hoy empiezo una nueva etapa en mi proyecto empresarial.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)

Nuevos tiempos requieren de nuevas decisiones, ¿te sumas?, 10.0 out of 10 based on 1 rating