Para todos los que trabajamos con conocimiento, determinar el precio de un servicio es una tarea bastante complicada. No sé si cuando termines de leer este post, tendrás las ideas más claras o estarás más confundido.

Técnicamente te diré que el precio tiene que estar en concordancia con los siguientes aspectos:

1)      Las horas  que empleas trabajando para conceder ese servicio. Calcular las horas para realizar un trabajo y aplicar un precio medio por hora es una de las técnicas más utilizadas. Para conocer ese precio por hora se puede preguntar si existe alguna tarifa regulada en colegios profesionales, en caso contrario puedes preguntar a la competencia.

2)      El precio de la competencia puede ser una aproximación para conocer lo que el consumidor estaría dispuesto a pagar. Sin embargo no podemos seguirlo al pie de la letra ya que también debemos saber cómo nos percibe nuestros clientes  con respecto a esa competencia que tenemos de guía: la calidad, los servicios y la experiencia son valores a tener en cuenta en la percepción de los clientes.

Sin embargo nuestras emociones también influyen en la determinación del precio:

3)      Lo que consideras que vale tu conocimiento. Es una cuestión bastante difícil. Cuando hemos estudiado un tema en concreto muchas veces no de damos la importancia que merece, ya que lo vivimos con que es parte de nosotros sin considerar el esfuerzo y las horas que hemos empleado para obtener esos conocimientos.

4)      El valor añadido a tu cliente: Lo que consideras que aportas a tu cliente y si esa información se contrasta con los que perciben tus clientes de ti, puede ser bastante orientativo en la aplicación del precio del servicio.

5)      Cómo crees que te ven tus clientes. Esto tiene directamente que ver con tu grado de autoestima. Tal y como tú te ves será como crees que te ven los demás. No se pretenden que tengas la autoestima sobredimensionada ni infradimensionada, en su justa medida. Difícil verdad!

Es importante sentirte a gusto con el precio que ofreces, en caso contrario los clientes lo percibirán y querrán negociar. Siempre habrá clientes que no quieran trabajar contigo pero bajadas de precio constantes no son la solución. El precio no siempre es la razón por la cual los clientes no trabajan. Todos tenemos recursos escasos y nuestra forma de utilizarlos responde a nuestras prioridades, una vez más tomadas por nuestras emociones.

Me gustaría tu opinión ¿cómo calculas el precio de tu servicio?

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (3 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Cómo calcular el precio de un servicio., 10.0 out of 10 based on 3 ratings