Desde que escribo en blogs soy mucho más reflexiva, por lo que me ha parecido interesante compartir algunos puntos que la experiencia me ha enseñado.

Lo que he aprendido sobre el Marketing y el Emprendimiento.

1)      Lo que necesita una tienda online para poder vender: desde que en julio creamos la tienda de nanoservicios diez-euros.com he aprendido que todo se resume en confianza y visibilidad. Una tienda online requiere de un producto o servicio, una buena presentación, un precio atractivo, un blog activo para demostrar que sabes del tema, presencia en redes sociales activa y profesional y un buen posicionamiento en las palabras claves que definan la tienda online.

2)      Los buenos productos y servicios abundan lo que importa es quién los vende y a quién. Este punto lo he aprendido en el mundo offline. Una buena red de contactos o networking es esencial para presentar el producto a las personas adecuadas. Por desgracia existen cientos de productos o servicios excelentes pero que no llegan a las personas adecuadas o que aun llegando no están receptivas. Las redes sociales más importantes son la  familia y los amigos. Para el resto, las asociaciones de empresarios o profesionales son un apoyo a tener en cuenta.

3)      Que los proyectos llaman a nuevos proyectos. Quedarse en casa sin hacer nada no va a traerte proyectos. Lo he vivido en primera personas, aceptar ciertos trabajos puede  no tener rentabilidad a corto plazo pero sí puede ser la puerta de entrada a otros proyectos rentables. Hay que estar atento a las oportunidades que se cruzan en nuestra vida y ser consciente de los beneficios económicos y no económicos que se pueden derivar.

4)      Que los costes de un proyecto son inversos al nivel de conocimiento y experiencia que tenemos en un negocio. A más conocimiento y experiencia, menos costes. Esto entra en oposición con muchos empresarios que emprender en sectores de moda pero sin conocimientos, lo que provocar fracasos. Para copias están las franquicias, al menos contamos con el seguimiento de expertos.

5)      Es importante ser usuario antes que profesional para conocer las oportunidades del mercado. Para detectar las oportunidades de mercado, es importante conocer a la perfección el sector. Mi consejo es hacer lo que a uno le gusta y buscar la oportunidad de mercado que nos permita disfrutar y ganar dinero.

6)      Las oportunidades de mercado dependen del equilibro emocional de quien las observe. Para encontrar un nicho de mercado, se requiere observación. Pero observamos y procesamos en nuestro cerebro. Tener la mente despejada de preocupaciones es fundamental para procesar la información correctamente y así detectar esas oportunidades de negocio.

7)      Todo se resume en confianza.  Confianza en uno mismo, por ser capaz de hacer un buen trabajo y por transmitir al cliente esa confianza tan necesaria para la venta.

8)      El éxito en el trabajo se obtiene al disfrutar trabajando y ser persistente. Ambos  son necesarios para el éxito. Disfrutar trabajando no sólo es necesario para nuestro bienestar si no que técnicamente nos hace más eficientes, lo que se transmite al cliente en términos de trabajo y pasión por nuestro trabajo.

9)      Nuestras emociones se transmiten a los clientes, tanto las positivas como las negativas, lo que repercute en venta.

10)   Las decisiones se toman de forma irracional en base a las emociones y no a la razón. El neuromarketing se refiere al botón de compra, un punto en el cerebro que se estimula a través de colores, olores, sonidos y otros estímulos. Sería un poco largo de comentar pero básicamente las decisiones se toman en la parte del cerebro donde están alojadas las emociones y la razón solo nos justifica a nosotros mismos que esas decisiones han sido tomadas adecuadamente siguiendo argumentos racionales.

11)   La psicología y el marketing van de la mano. El marketing y el emprendimiento se refiere al mundo de los negocios, un sector que no es tan frío como muchos piensas. Las ventas se realizan entre personas que tienen ante todo emociones y que toman decisiones sobre todo conforme a sus emociones.

12)   La felicidad vende. En general, preferimos estar cerca de personas felices. Lo mismo pasa con los negocios, es mucho más atractivo trabajar con vendedores felices que con los que no lo son. Los clientes adquieren productos para satisfacer necesidades que les ayuden en su bienestar y en su felicidad o al menos en la que proyectan.  Vender productos que te ayuden a ser feliz, es un buen negocio.

Me gustaría tu opinión ¿Qué has aprendido del emprendimiento y el marketing?

Fuente: bloguismo.com

 

 

 

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)