Llevo años estudiando los conceptos sobre la venta y sus mecanismos para acelerar el proceso de compra. Mis propuestas de colaboración suelen cumplir con los cánones establecidos. Una presentación, una justificación, la venta y el contacto. Pero ahora sé que estaba equivocada. El neuromarketing estudia cómo seducir a tu cliente, usando un lenguaje que va directamente al proceso decisor del cerebro del individuo, teniendo además en cuenta los índices de captación de atención. Tengo que decir que esta técnica me está cautivando y quiero compartir sus ejes principales con vosotros.

1)      Identifica la necesidad del público objetivo.

Hasta aquí todo claro, es lo que siempre he comentado. Conoce el perfil del público objetivo y analiza una necesidad para cubrir. La gran diferencia es que se refiere a la necesidad del comprador y no del vendedor. Por ejemplo: y si te ayudara a vender más, o y si usando el producto x tu vida fuera más fácil. El concepto cambia a la forma típica de exposición de una propuesta en la que empezamos explicando qué producto vendemos y por qué.

2)      Identifica que valor añadido percibido tiene tu empresa.

No siempre tiene que suponer algo nuevo pero al menos la forma que tiene que captar el cliente ese valor añadido. Toda empresa tiene un valor que ayuda a cubrir la necesidad del cliente.

3)      Justifica tu valor probando el beneficio que va a obtener el cliente trabajando con tu empresa.

Somos buenos y lo sabemos. Pues hay que demostrarlo con datos que respondan a las necesidades a cubrir. Esta es la parte más importante. Cuanto más certeros y concretos sean los beneficios más credibilidad a la propuesta.

La novedad que estoy poniendo en marcha en las nuevas propuestas son la forma que tengo expresar las necesidades, el valor y el beneficio. El neuromarketing se basa en captar la atención del comprador potencial al poner sus necesidades en primera persona y no las de la empresa vendedora y principalmente en probar los beneficios de una forma tangible para que no surja ninguna duda de la necesidad de comprar sin utilizar mecanismos de escasez que promuevan la venta a corto plazo como son los descuentos o los stocks limitados.

¿Te atreves a aprender a seducir a tu cliente?

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)