Con la vuelta al cole, he tenido varios cambios profesionales, algunos más positivos que otros pero que desde el primer momento los he percibido como una oportunidad. Esto siempre es positivo, ya que el miedo al fracaso ha desaparecido. Sin embargo se instala otra necesidad no menos importante, aprender a gestionar los tiempos y las prioridades.

¿Qué aspectos podemos tener en cuenta para trabajar y disfrutar de un nuevo proyecto al mismo tiempo?

El primero es una buena gestión de los tiempos. La organización es vital. En mi caso, trabajo con una agenda y cada día tengo tareas planificadas. Para no cometer errores apunto todo lo que tengo que hacer incluso lo personal, de esa manera cada acción tiene un timing. Incluso he aprendido a poner  tiempos en cada tarea, lo que me informa sobre si estoy o no retrasada. Siempre que puedo pongo una sola reunión al día, aunque hoy llevo tres, pero bueno no es lo normal.

En segundo lugar es necesario aprender a detectar lo esencial de lo importante. No es tarea fácil, cada uno de mis clientes requieren un trato personalizado y un tiempo. Es mi responsabilidad que mis carencias en tiempo no influyan en la calidad ni la cantidad de tiempo que les destino, porque detrás de cada cliente hay un trabajo profesional, indudable pero también una relación personal. Todo lo que no es imprescindible se pasa a otro día u horario.

El tercer punto importante es la presión emocional que lleva consigo cualquier cliente o proyecto nuevo. Al principio de mi carrera cuando captaba un nuevo cliente o iniciaba un nuevo proyecto sentía un gran peso emocional, como si me cargara encima de mis hombros. Parece una contradicción, haces todo lo posible por captar clientes y luego agobiada. Afortunadamente esta sensación desaparecía en las primeras secuencias, sin embargo la emoción volvía una y otra vez. El miedo ficticio se apodera y no te frena, lo conoces por los “Y si….”. Con trabajo emocional esto también desaparece.

Sencillamente aprendes a gestionar tus emociones en el momento en el que entiendes que un nuevo trabajo o proyecto supone tiempo y responsabilidad pero nada que no sea capaz de afrontar, no porque lo sepas todo ni mucho menos si no porque puedes encontrar la solución para todo lo que no sepas. Estar relajado emocionalmente aumenta exponencialmente la capacidad de creatividad y de resolución de conflictos, por lo tanto aprender a relajarse emocionalmente es cuanto menos indispensable para mejorar nuestro rendimiento y productividad.

Me gustaría saber tu opinión, ¿Ya estás de vuelta al cole? ¿Cómo afrontas los próximos retos?

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.0/10 (1 vote cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

¿Cómo afrontar un nuevo reto sin descuidar lo anterior?, 9.0 out of 10 based on 1 rating