En una economía con alta competencia y productos muy parecidos, la negociación entre vendedor y comprador es lo esencial para que la operación resulte efectiva. Hace un par de semanas inauguré en mi blog una categoría de consejos de neuromárketing, pero para mi gusto los referidos a las negociaciones son los más apasionantes. Los aprendi y por supuesto los he puesto en marcha antes de aconsejarlos a mis clientes.

En este post te comento algunos de ellos. Negociamos constantemente, en los negocios, cuando queremos un empleo o incluso con nuestra familia o nuestros amigos.

En la negociación todo se basa en la energía que percibimos. En toda negociación nos posicionamos como competidores o colaboradores. En otras palabras, podemos posicionarnos por encima de nuestro, en igualdad de condiciones o por debajo de nuestro interlocutor. Generalmente esta situación la hemos denominado relaciones de poder. Pero lo que no sabíamos es que nuestro cerebro inconsciente puede ver, como si se tratara de una imagen subliminal, la energía o el inconsciente de nuestro interlocutor por eso percibe el miedo o la agresión y envía la información a la parte consciente que descifra alguna emoción si conocer realmente su significado.

Nuestro cerebro actúa como un gran archivador y con cada situación que vive la asimila a otra que existió previamente, como si estuviera clasificando en un fichero e inconscientemente lo revive una y otra vez. Por esa razón podemos catalogar a una persona que acabamos de conocer como un rival o competidor sin que haya nada consciente o real que lo haya provocado.

¿Cómo enfrentarse a una situación de negociación cuando vemos o nos ven como un rival?

Lo primero es hacer consciente esa posición de rivalidad. Puesto que no sabemos lo que piensa nuestro interlocutor debemos reflexionar sobre el efecto que esa persona causa en nosotros mismos. Si me hace sentir incómodo, nervioso o pequeño.

Lo segundo sería reflexionar sobre qué causa realmente y profundamente esta emoción, la respuesta correcta no es estoy en una entrevista de trabajo o intentando vender a un cliente, si no que acciones de esta persona me recuerdan a alguien de mi entorno que me hace sentir de igual modo. Una vez identificado, ver a esa persona como lo que realmente es y no lo que simboliza. Parece extraño y lejano lo que comento pero ya sabemos que el inconsciente es el que toma las decisiones y es el reino del simbolismo y el abstracto.

Lo tercero es ver a esa persona cómo lo que es en realidad y no lo que simboliza. De esa forma percibimos sus miedos. En toda negociación, las partes tienen miedo a perder, a ser engañado o a no conseguir su objetivo. Se trata de un miedo ficticio, pero que hace reaccionar al cuerpo de la misma manera.

Ya lo sabes negociar utilizando y conociendo el inconsciente es un proceso y no una técnica que requiere de reflexión y entrar en el mundo del simbolismo y el abstracto, no apto para todos los públicos. Si quieres conocer más sobre técnicas de neuromarketing, puedes regístrate en este blog.

¿Quieres conocer más información sobre las negociaciones?

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.3/10 (3 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)

Y si supieras técnicas de neuromarketing para tus negociaciones., 5.3 out of 10 based on 3 ratings